lunes, 6 de marzo de 2017

UNA MAÑANA AMARGA

Era una mañana de domingo, hacía un día radiante, los pájaros canturreaban y el sol se mostraba en su máximo esplendor. Juan se sentía en una nube y se repetía a si mismo constantemente: “todo va a salir bien, todo va a salir bien”
Tras unos minutos de viaje, bajó del coche y se dispuso a esperar en la puerta de la Iglesia. Era la entrada principal, un portón de más de doscientos años de antigüedad cerraba la entrada al templo. Se había pintado la fachada y sacado brillo a todos los azulejos, ya que hacia veinte años que no se celebraba una boda en Mediana. Mientras Juan no dejaba de aflojarse la corbata nerviosamente, todas las vecinas comentaban su imagen: “no me gusta nada esa chaqueta uu y esos zapatos madre mía se nota que tiene el gusto de su padre”  comentaba María conocida por ser la más “cotilla” como le gustaba autodenominarse.
Pasó media hora y Juan empezó a sudar a borbotones, constantemente torcía la cabeza para observar el reloj de la torre del campanario. Vio como las vecinas estaban mirándole mal y hablando demasiado así que les dijo ”una cosa es que llegue tarde por tradición pero hoy se está pasando” todas las vecinas rieron y asistieron y al momento empezaron a hablar ”este se ríe pero por dentro esta “cagao”.
Al pasar hora y media de la hora de empezar la ceremonia, Juan cogió las llaves del coche de su hermano –un coche viejo, típico de un estudiante que parecía que ibas en un tractor del ruido que emitía- y fue rápido hacia casa de su prometida. Bajo corriendo y subió de dos en dos las escaleras sucias sin tocar la oxidada barandilla. Al llegar se encontró la puerta abierta y una nota sobre la mesa del salón
Juan, si lees esto solo puedo decirte lo siento, me he dado cuenta que no estoy lista para dar este gran paso, me tomaré un periodo de reflexión en un lugar lejano.
Al leer esto Juan tiró la nota y comenzó a llorar desconsoladamente. Bajo a la calle y se fue rápido en el coche a su casa sin pasar por la iglesia.

Víctor Sánchez Kolly 4ºD

domingo, 5 de marzo de 2017

MI MUNDO ESTÁ CAMBIADO


Este país esta cambiando

 A aquellos que fuimos a salvar,

a nuestra tierra no dejamos entrar.

Mucha pena nos dan,

pero no hacemos nada para ayudar.

 

Los trabajadores todo dan por su país,

a cambio su voz queréis oprimir.

 

Dicen que la escuela es vital,

fundamental para el país levantar,

pero lo público queréis cerrar,

y oportunidades arrebatar.

 

Alardear podemos de futbol y poco más.

La economía mejora,

pues los ingenieros son camareros

y los científicos a Alemania van.

 

MADRE


  -madre, salgo a jugar a la calle con los amigos.

-Vale hijo pero sobre todo no os acerquéis a la arboleda que hoy ya sabes que al anochecer…

(El hijo que se llamaba Juan cerró la puerta sin dejar terminar de hablar a su madre)

Juan llego a la plaza y se reunió en la plaza con sus tres amigos según habían quedado.

-Bueno chicos ya solo nos queda atrapar a un gato para cumplir el encargo del forastero.-Dijo Juan.

 Mario un chico alto y fuerte comentó

-Cierto pero no debemos acercarnos a la arboleda al anochecer por lo que cuenta la leyenda sería muy peligroso.

-¿De que leyenda se trata? He oído a mi madre decir algo así pero no le he hecho caso- dijo Juan

Mario empezó a contar

-Tal día como hoy 6 de Julio pero hace 100 años, una madre se disponía a dar un paseo, sus tres niños jugaban al escondite corrieron a esconderse  pero jamás volvieron al cobijo de la madre. La madre se volvió loca buscando a sus niños y fue hallada muerta una semana después en la arboleda. Desde ese día, todos los años vuelve esa misma fecha al anochecer y se lleva a tres niños al más allá para sustituirlos por sus niños perdidos.

Nada mas terminar la leyenda Juan salió corriendo tras un gato ya que era el último del pedido, sin darse cuenta él y sus tres amigos acabaron en la arboleda al anochecer.

-¡oh no chicos! Estamos en la arboleda, salgamos de aquí antes de que anochezca.

Al decir esas palabras el sol se ocultó tras las montañas cercanas y todo oscureció.
De estos jóvenes nunca se supo nada más, solo se encontraron sus zapatos

martes, 22 de noviembre de 2016

MAS ALLA DE LA VIDA


La película se titula “Más alla de la vida”, está dirigida por Clint Eastwood y el protagonista es Matt Damon (protagonista de la película Marte que me gusto mucho).

En esta película se entrelazan  las historias de tres personas que han sufrido algún accidente que les ha hecho estar cerca de la muerte: una periodista francesa que sufrió el tsunami del sudeste asiático; un chico ingles que pierde a su hermano gemelo en un accidente de coche y el protagonista estadounidense que tiene el don de comunicarse con los muertos.

Este protagonista es un médium que considera su don como una maldición. La periodista quiere escribir un libro contando su experiencia de supervivencia del tsunami, y el gemelo que sobrevive, hijo de una madre drogadicta, busca alguien que le ayude a comunicarse con su hermano.

La película va explicando la vida de cada uno de ellos hasta que en un momento el destino los entrelaza en la feria del libro en Londres.

Es un drama, pero es una película tierna que en ningún momento me ha dado miedo. No quiero revelar el final por si alguien se anima a verla. Personalmente la historia que más me ha gustado ha sido la de los hermanos gemelos, lo unidos que estaban y como se hacían cargo y ayudaban a su madre alcohólica. Me ha hecho pensar en cómo estas personas después de haber tenido el contacto con la muerte: tsunami y accidente mortal de su hermano, cambian, y ya no son las mismas personas. Buscan respuestas.

Me ha admirado  la  sinceridad del médium, que podía hacerse rico engañando a gente necesitada de esperanza (como le ofrece su hermano) y es honrado y no quiere participar en esos negocios y como ayuda al chico y a la periodista.

jueves, 17 de noviembre de 2016

EL AMOR DEL CONVENTO


En el año 1875, en Zaragoza, la hija del noble más poderoso llamado Don Alfonso de la ciudad seguía sin casar.

La hija se llamaba Marta, era un joven de 18 años, morena alta y muy valerosa. Le gustaba la caza y escuchar historias de guerra. Le habría gustado servir en el ejército pero al ser mujer no le estaba permitido. Todas las tardes iba al convento a ser educada según las leyes de Dios, allí a la entrada del lugar todos los días se encontraba a un chico que ni siquiera conocía.

Este joven se llamaba Juan, era hijo de una familia de la burguesía media. Era un chico delgado, alto y muy trabajador. Tenía en mente heredar el negocio de su padre y poder ganar bastante dinero. Solía ir todas las tardes al convento a reza. Una de estas tardes se encontró con una joven que le dejó petrificado por su belleza. No sabía ni su nombre, pero sabía que se había enamorado a primera vista. La siguiente semana simplemente se dedicó a observarla desde la lejanía.

Una de estas tardes sus caminos se cruzaron, se saludaron y quedaron para encontrarse en el patio del convento al día siguiente después de la tercera campanada.

Se vieron durante ese día y muchos más, pero un día un monje los vio. Le convencieron para que no lo contase a nadie, ya que si el padre de Marta se enteraba le separaría de Juan de por vida. Al cabo del tiempo se hicieron amigos de este monje que resultó ser un gran amigo, les ayudaba a escabullirse siempre que podía

Fueron pasando los meses y poco a poco se fueron enamorando más el uno del otro, hasta el punto que planearon fugarse juntos a un lugar lejano para vivir su amor.

Un día Marta no apareció por el convento, pero Juan no le dio mucha importancia. Pasaron los días y Marta seguía sin ir al convento. Al séptimo día de la ausencia de Marta, Juan le preguntó a su amigo el monje:

-¿Por qué ya no viene al convento la hija de Don Alfonso?

- ¿No se ha enterado joven muchacho? Marta ha sido con un duque de Francia, ya está en su nuevo reino, desgraciadamente ya no volverá jamás.

Cuando me lo contaron sentí el frío
de una hoja de acero en las entrañas,
me apoyé contra el muro, y un instante
la conciencia perdí de donde estaba.

Cayó sobre mi espíritu la noche, 
en ira y en piedad se anegó el alma,
¡y entonces comprendí por qué se llora!
¡y entonces comprendí por qué se mata!

Pasó la nube de dolor... con pena
logré balbucear breves palabras...
¿Quién me dio la noticia?... Un fiel amigo...
Me hacía un gran favor... Le di las gracias.

jueves, 3 de noviembre de 2016

NO TODO LO INEXPLICABLE ES PARANORMAL


Todo lo que se sobre fenómenos paranormales es gracias a los medios de comunicación. Personalmente no he vivido ninguna actividad paranormal lo que no me hace muy creyente en estos casos. Muchos reportajes que veo a mi parecer no son muy reales, pero otros como las psicofonías de Belchite si me parecen en parte ciertas. Es algo que mucha gente ha vivido y cuentan sus experiencias en el antiguo pueblo, dicen haber escuchado aviones de guerra o escenas cotidianas de cuando el pueblo estaba habitado. Ninguno de estos casos tienen explicación científica, pero unos me parecen más reales que otros.

Con todo lo relacionado a la muerte, creo que hay algo después de ella. No se si nos reencarnamos en otra persona o animal como dicen algunas religiones, o quedamos como almas errantes en un lugar convirtiéndonos en fantasmas, pero algo debe de haber tras la muerte.

No creo  en amuletos  ni horóscopos ni nada que vaya a cambiar tu suerte solo por portarlo contigo. Los horóscopos bajo mi punto de vista no se sostienen por ningún lado ya que el mismo día en dos periódicos pueden poner cosas contrarias sobre un signo del zodiaco. Los amuletos no creo que traigan buena suerte, todo depende de uno mismo, aunque bien es cierto que en determinadas situaciones influye bastante la suerte, pero no creo que la suerte dependa de los amuletos.

Un programa de éxito, Cuarto Milenio, se centra en sucesos paranormales o imposibles de explicar por la ciencia. Personalmente no me parece muy creíble ya que todo se lleva hasta el extremo para que parezca paranormal.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

EL NIÑO DE LA MONTAÑA


Desde hace dos años, voy a un campamento de verano en Canfranc. Me gusta mucho la montaña y todas las actividades que puedo hacer allí: senderismo, barranquismo, escalada y también la posibilidad de conocer chicos franceses de mi edad.

Lo que más me gusta de Canfranc es  ese ambiente misterioso que le da la estación internacional casi abandonada, la entrada al túnel que se ve como un pasadizo oscuro a ninguna parte y las historias de nazis y contrabando de oro y armas a través de la frontera.

A todo esto le añadimos las impresionantes montañas que rodean a todo el pueblo que le da una oscuridad añadida por la sombra que proyecta sobre el valle.

Todas las noches solemos sentarnos fuera de la tienda de campaña y casi siempre acabamos contando historias de miedo. Una noche nos dimos un paseo siguiendo el curso del río que se adentraba, más abajo, dentro  la montaña.

¿Dónde vais? La voz  nos hizo volveros a todos a la vez y vimos un chico como nosotros con una mochila y ropa de montaña que nos miraba fijamente.

¿Estás también de campamento como nosotros? – No, estoy de viaje con mis padres.

Samuel, que así se llamaba el chico, estuvo con nosotros un rato, nos contó historias de los judíos y nazis que sucedieron en la estación de Canfranc y nos lo pasamos muy bien con él.

Al día siguiente,  una de las actividades programadas del campamento era buscar en internet historias de guerra sucedidas en esta zona. De repente, todos nos pusimos blancos cuando vimos una noticia que decía que varias familias de judíos que eran trasladados en tren a campos de concentración de Alemania, se habían escapado pero, se habían perdido en la montaña y nunca jamás fueron encontrados.

Quizás la gorra tan antigua y las botas tan raídas que llevaba Samuel no eran un disfraz...